19 julio 2009

"Mantén la respiración..."

Se me hacía muy complicado no dejar de mirarlo. Un tipo penetrante. La mirada fija. Muy buen guía. Un ser muy peculiar. Se solía de cir que era algo así como un líder en su grupo. Pasivo pero muy pero que muy perspicaz. Le admiraban sus séquitos. Yo también. Le pedí que me llevara a los más alto en lo más alto. No lo ha dudado un segundo. Hicimos un trato -eso no lo puedo decir-. No obstante comento que era legal. Hemos estado caminando bastante rato. Se podría decir que le sorprendí un poco. Me movia con facilidad en todos los terrenos...agua, arena, roca, en los árboles. No flipaba (de miedo) con la fauna de la región -las especies más variadas-. "Quiero volver a los tiempos en que el hombre tenía que arreglarselas", le decía yo. No me contestaba nada -a lo mejor porque no conocía otra cosa que eso exactamente-. Me doy cuenta que si, sería eso. Eso queria yo. Volar al centro del pantano. Caer en la floresta. Caminar. Sentir el verde. Oler la naturaleza. Ver el mar. Entrar a nadar en él. Bucear. Explorar. "Es tu corazón chaval", me dice. "Te pareces a uno de los nuestros", seguia con su poesía. "Has vivido todo lo que el hombre moderno lo busca, quiere y tiene. Sin embargo tú mirada me da a entender que se te ha faltado algo por el camino, necesitas más". Así me cortaba el espíritu con tales proposiciones. Era sabio además. Sí que tenía la razón. Me encantaba su razón. "Por eso estás aquí". Viajé el mundo para llegar en tal lugar. Confieso que busqué las olas. Es verdad. Me fuí ahí por ellas. Lo dejé todo. Los relacionamientos todavía existen (hoy hay internet). Pero al encontrar aquel admirable mundo nuevo para mí...¡¡Upf!! Nada se me hacía duro. No tenía problemas. Creía yo tenerlos. Mi única preocupación: la salud. Trataba de alimentarme bien. Con lo que podía, pero bien. Los problemas son como el ventarrón. Te obligan. Con ellos no sabe si alzar vuelo o morirte. Me doy cuenta que nunca es tarde. "No importa lo que se haya vivido, no importa los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír la llamada que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar ALTO. Lánzate. Enigmas e inseguridades.". Así era este hombre, así eran las cosas que me decía. Al llegar en la cúspide me mira. Levanta bien la cabeza, me hace ver el horizonte. Se baja a recoger unas piedras. Se pone de pie. Vuelve a mirar hacia mí: "mantén la respiración...".


Treasure Hunter




1 comentario:

Cajón DeSastre dijo...

Me encanta la profundidad de su mirada que inspira a lo instintivo, los sustancial y lo original que hay dentro del hombre. A uno le entran ganas de mantener la respiración y sumergirse en esos ojos. Por otra parte, la busquedad del mar,como decía Herman Melville, tiene una salvaje fuerza de atracción y magnetismo para el ser humano.
Salu2. Un beso.

...

...
En un contexto creciente de urgencias prácticas, de conflictos sociales y catástrofes ecológicas, económicas y políticas, los distintos actores sociales toman posiciones que renuevan tensiones clásicas, a la vez que plantean problemas inéditos, frente a los cuales el despliegue de la razón instrumental, encarnada en el desarrollo acelerado de la ciencia y la tecnología resulta impotente.
"Da el primer paso con fé, no tienes que ver todas las escaleras, tan solo da el primer paso" Martin Luther King

Amigos

MuZiK


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

A way of life

A way of life

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

deslizarse sobre las olas del mar de pie sobre una tabla

deslizarse sobre las olas del mar de pie sobre una tabla
El surf puede parecer al simple observador un deporte como tantos otros. O sea, una actividad fisica para divertirse y distraerse. Pero la verdad es que va mas alla de ser un deporte en si, el surf es una manera de vivir la v¡da. De alguna manera el que elije el surf elije no estar en la ciudad, elije cuidar el medio ambiente, elije cuidar su fisico, etc... El surf es un deporte y requiere, tal vez mas que otros, un buen estado fisico y por supuesto, saber nadar. Pero el surf no termina al salir del mar y guardar la tabla en la funda. El Surf es amor al Oceano, amor a la Naturaleza, a estar descalzo en la arena tibia de la playa, o la arena fresca de la orilla. Es amor al bienestar, a la vida sana en general. El surf encierra por lo general una actividad intelectual importante: se requiere paciencia, sabiduria, perseverancia y fortaleza. La perseverancia y fortaleza son necesarias para remar contra el oleaje y la corriente, luchar contra las fuertes espumas y resistir al cansancio, con el objetivo de llegar a donde se quiere estar. Una vez que logramos pasar la rompiente y que estamos sentados en nuestra tabla, se requiere paciencia, hay que esperar que vengan las olas. Las olas vendran a su debido tiempo y cuando eso pase tendremos que tomar une decision y elegir una dentro del monton. Si elegimos una ola muy alta o empinada, podemos clavarnos de punta en el agua y ser revolcados violentamente, y asi saber lo que sienten los calcetines al ser centrifugados en la lavadora. Si la ola es muy chica, no tendrá fuerza y no nos llevará con ella, habremos gastado energia remando sin sentido. Si la ola es muy frontal, no nos dará una surfeada muy larga... Al adquirir y sumar horas de agua salada seremos algo mas sabios, y sabremos reconocer las buenas olas al verlas venir.

ELPAIS.com | Noticias de Medio Ambiente